13.10.11

A CABANA DE WITTGENSTEIN


«Dedicaré solo unas palabras al refugio que más me atrae y emociona: el de Wittgenstein, que hace 102 años, en un mundo tan patético como el actual, se fue a vivir a Skjolden, Noruega, a una barraca que se construyó él mismo en un sitio completamente aislado; allí profundizó en su pesimismo, intensificó sus sufrimientos mentales y morales, estimuló su intelecto, reflexionó sobre la necesidad de amor y también acerca de la rudeza radical con la que rechazaba esa necesidad. En Skjolden logró aislarse y oír su propia voz y confirmó que se podía pensar mejor desde la cabaña que desde la cátedra. De hecho, empezó a dirigirse desde allí muy particularmente a quienes quisieran iniciarse en un nuevo modo de ver las cosas y no a la comunidad científica ni a la ciudadanía. Para él, pensar podía llegar a ser una gesta artística. Su ideal filosófico fue la búsqueda de lucidez liberadora, de apertura de la conciencia y del mundo; no quería ofrecer verdad, sino veracidad, ejemplos y no razonamientos, motivos y no causas, fragmentos y no sistemas. Exilado de la estupidez humana, al amparo del aire espontáneo de su refugio noruego, junto al fiordo Sogne, abrió con sus actitudes hacia la filosofía un camino: trató de comprender, no de juzgar; trató de convencer, no de demostrar
Enrique Vila-Matas

4 comentários:

Anónimo disse...

Da cabana-refúgio (1913) à 'casa perfeita' que L. Wittgenstein concebeu (1926-1928), projectou e edificou - com ajuda - em Viena; para a sua irmã e sobre planos iniciais de Engelmann. Estranha evolução, ou talvez não. Talvez mais uma tentativa natural de uma diferente abordagem ao mundo, ao universo, à lógica, à existência. A Arquitectura é uma tentação para toda a espécie de 'criadores de sistemas'; em última análise é a neurose materializada. O processo é gratificante.

Ass.: Besta Imunda

joão amaro correia disse...

http://sub--real.blogspot.com/2010/05/caminhos-de-floresta-montanha-da-morte.html

http://sub--real.blogspot.com/2010/05/poeticamente-o-homem-habita.html


j

joão amaro correia disse...

http://sub--real.blogspot.com/2010/05/outras-pequenas-cabanas.html

j

O ANTONIO MARIA disse...

Não conhecia este pormenor da vida de um dos pensadores que mais admiro. Não o tinha associado a Diógenes. Mas faz todo o sentido!